Defensor del pueblo – Periodico Expectativa – Noticias de Ibarra Imbabura Ecuador

Empresa Furukama vulneró derechos humanos de trabajadores: Defensor del pueblo

En cumplimiento de la resolución del Pleno de la Asamblea, la Comisión de Derechos Colectivos enfocó su tarea en la investigación de la situación de los ex y actuales trabajadores de la empresa Furukawa. Las autoridades de la Defensoría del Pueblo y del Ministerio de Trabajo presentaron informes al respecto.
La mesa no aceptó la presencia de delegados del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), del Ministerio de Salud y del Servicio de Rentas Internas (SRI), que serán convocados en otra ocasión. En todo caso, escuchó testimonios de varios obreros.
Esclavitud moderna
Freddy Carrión, defensor del Pueblo, sostuvo que la empresa Furukawa ha incurrido, por cerca de 50 años, en una permanente vulneración de derechos humanos y prácticas ilegales para disfrazar una relación laboral, poniendo a los obreros en una especie de servidumbre o esclavitud moderna.
Dijo que la institución presentó, con fecha 18 de febrero de 2019, un informe completo sobre el tema. Es claro que se simuló una relación laboral a través del arrendamiento de fracciones de tierras sembradas de fibra de abacá, donde los trabajadores vivían y realizaban actividades en condiciones precarias, con sueldos de miseria, falta de servicios básicos, sin el mínimo derecho a la salud, educación, vivienda óptima. Incluso se determinó trabajo infantil y que a algunos que nacieron en las plantaciones se les negó el derecho a la identidad.
Mientras Raúl Ledesma y Héctor Guanopatín, exministro y ministro Subrogante de Trabajo, en su orden, coincidieron en señalar que oportunamente se realizaron controles a los campamentos, llegando a imponer sanciones económicas de alrededor de 200 mil dólares debido al incumplimiento en materias de salud y seguridad ocupacional, así también por determinar intermediación laboral.
Testimonios
José Rodríguez y José Cedeño, extrabajadores, mencionaron que les tocaba pagar hasta del mantenimiento de los motores que constantemente se dañaban; del poco sueldo nos descontaban un 5 % que nunca se supo el destino o para que destinaba, expresaron.

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *