Diputados argentinos debaten proyecto de emergencia alimentaria

Buenos Aires.- La Cámara de Diputados de Argentina comenzó este jueves a debatir el proyecto de ley de Emergencia Alimentaria y Nutricional, presentado por la oposición y que plantea un incremento de al menos el 50 % del presupuesto a políticas de alimentación y nutrición, para paliar los efectos de la grave crisis económica.

En la práctica, la iniciativa plantea la prórroga hasta el 31 de diciembre de 2022 de la Emergencia Alimentaria Nacional dispuesta por decreto en 2002 -tras la crisis del 2001, en la que se instauró el ‘corralito bancario’ que limitaba las extracciones de dinero de los bancos- e impulsa la creación del Programa de Alimentación y Nutrición Nacional.

Daniel Arroyo, del bloque Red x Argentina, consideró al inicio de la sesión que «es evidente que hay una emergencia» y un problema de hambre y malnutrición en el país.

«Está claro que no es lo mismo comer que no comer. Está claro que hoy objetivamente hay una mayor demanda sobre los comedores existentes», añadió, para recalcar que en los últimos 20 días se ha complicado más por el aumento «otra vez» del costo de los alimentos.

El proyecto que se debate, que de ser aprobado hoy por la Cámara Baja deberá también ser tramitado y eventualmente aprobado por la de Senadores, surgió de la unificación de doce textos presentados por diferentes bloques opositores y por el reclamo en las calles de diversas organizaciones sociales.

Tanto es así que en las últimas semanas, con el agravamiento de la situación económica nacional, multitud han sido las manifestaciones para exigir al Gobierno medidas urgentes para la contención social y especialmente para reforzar la salud alimentaria de los más vulnerables.

Con ese objetivo, este miércoles, en medio de enfrentamientos con la policía, diversos movimientos sociales iniciaron un acampe por 48 horas en la céntrica avenida 9 de Julio de Buenos Aires, frente al Ministerio de Desarrollo Social; y para acompañar el debate en el Congreso, numerosas personas se concentran hoy en la explanada del Congreso.

La iniciativa de ley establece «un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición».

Según el texto legislativo, a partir de 2020 se facultará al jefe de Gabinete de Ministros a actualizar trimestralmente las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

Para este fin se tomarán como referencias mínimas el aumento de la variación porcentual de la inflación y la variación de la canasta básica alimentaria que elabora el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.

La recesión económica que sufre Argentina desde abril de 2018 se agravó a partir del 11 de agosto pasado, cuando el presidente Mauricio Macri fue el segundo candidato más votado en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), aventajado en 16 puntos por el líder opositor Alberto Fernández, del peronista Frente de Todos, quien se convirtió así en el favorito a vencer en las generales de octubre.

Esa derrota del oficialismo generó desde el día siguiente a las PASO fuertes turbulencias en los mercados financieros, con repetidos desplomes de la bolsa y abruptas caídas del peso ante el dólar, lo que se traducirá, como es habitual en Argentina, en un avance de la ya alta inflación que conllevará un aumento en los niveles de pobreza.

Si bien en un principio el Gobierno no se mostró de acuerdo a aprobar una nueva ley de emergencia alimentaria, al considerar que ya se hace frente a las necesidades sociales, finalmente Macri dijo ayer que los legisladores de su coalición estarían «disponibles» para acompañaría.

El oficialista Toty Flores, de la Coalición Cívica -una de las formaciones que integra el gobernante frente Cambiemos-, reconoció al intervenir en el debate parlamentario que la situación social ha empeorado pero no con la gravedad que alerta la oposición.

«A pesar de que no coincidimos con la magnitud de esta situación que estamos viviendo, hemos decidido acompañar el tratamiento del proyecto porque nos parece que es necesario acompañar a la gente que está sufriendo, fundamentalmente luego de la crisis cambiaria del año pasado y que se ha profundizado con la crisis post PASO», dijo el legislador.

No obstante, criticó que desde 2002 pasaron varios gobiernos que no resolvieron el problema de la pobreza estructural y pidió una política de Estado para buscar una salida, al tiempo que consideró que el Ejecutivo de Macri ha sido la gestión «que más ha avanzado en la búsqueda de salidas a este problema central». EFE

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *