Lundin Gold reanuda actividad minera en Ecuador tras parón por coronavirus

La empresa Lundin Gold retomará sus actividades en la mina Fruta del Norte como parte del proceso de reactivación económica que impulsa el Gobierno ecuatoriano, anunciaron sus directivos en un conversatorio virtual este martes.

La mina, ubicada en el cantón Yantzaza, provincia de Zamora Chinchipe, suspendió sus operaciones tras declarar el presidente Lenín Moreno el estado de emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus, que a día de hoy se ha cobrado las vidas de 3.690 personas en el país andino.

Lundin Gold informó que se prepara para reiniciar sus actividades paulatinamente bajo el plan «PRO2020» (Plan de Pandemia, Reinicio y Operaciones 2020) que incluye protocolos de salud, procesos de distanciamiento social, medidas de bioseguridad e higiene y acompañamiento médico para minimizar los contagios de la COVID-19 en los trabajadores y comunidades alrededor.

«Hasta el momento, no se ha registrado ningún caso de contagio entre el personal que está trabajando en el campo», aseguró Javier Goyes, gerente de Salud y Seguridad de la firma canadiense, en relación a las personas que permanecían en las instalaciones pese al parón.

La minería, disputada por colectivos indígenas y medioambientalistas, es una de las industrias que el Gobierno de Moreno ve como motor de desarrollo nacional para impulsar la reactivación económica y romper la dependencia del petróleo.

Una dependencia que comenzó hace medio siglo pero que con esta crisis del coronavirus ha probado ser letal para las finanzas del país, pues la caída del precio del crudo en los mercados internacionales ha castigado duramente las arcas públicas.

Nathan Monash, vicepresidente de Sostenibilidad de Negocios de la minera, indicó en el encuentro que la interrupción de actividades estos dos últimos meses y medio perjudicará a las poblaciones locales, pues todo las partidas de contribución y gasto de las que se beneficiaban se ven afectadas.

«Gran parte de la recaudación tributaria del cantón Yantzaza está en riesgo, un mes de cierre representa una caída del 4% del PIB de Zamora Chinchipe», afirmó.

Asimismo, afectará al fondo común de la Amazonía por la disminución del monto a pagar por concepto de regalías y utilidades al Estado.

También bajó la contratación local de bienes y servicios, de un promedio de «2,4 millones de dólares al mes entre enero y marzo, a 1,2 millones en abril».

De la misma forma, muchos negocios y empresas locales que subsisten de la actividad en Fruta del Norte, registraron una importante disminución en sus ventas a la empresa minera, y ahora enfrentan desafíos como la suspensión de contratos con sus colaboradores.

Sobre las medidas de seguridad adoptadas, los directivos indicaron que aquellos que ingresen las próximas semanas a la mina deberán hacerlo bajo los lineamientos del Ministerio de Salud, y que tanto trabajadores como conductores serán sometidos a pruebas PCR.

Goyes aseguró que «se desinfectará el camión y la carga» en varios puntos del recorrido que realizan diariamente, dotarán de equipos de bioseguridad, monitoreo de temperatura y aislamiento de conductores en campamento para evitar el contacto con otros trabajadores.

Fruta del Norte es una mina subterránea con reservas aproximadas de cinco millones de onzas de oro y con una vida útil de catorce años, según Lundin Gold.

Solo en los primeros meses de este año exportó 114 millones de dólares y pagará cerca de 1.000 millones en regalías e impuestos directos durante la vida útil de la mina.

Por otro lado, organizaciones indígenas han expresado en varias ruedas de prensa que están en contra de que empresas extractivas retomen las actividades, pues temen que los contagios aumenten en poblaciones vulnerables donde falta información e insumos médicos.

Según cifras del Gobierno, Ecuador registra 43.917 casos de la COVID-19, 279 de ellos en la provincia de Zamora Chinchipe, siendo el cantón Yantzaza una de las zonas con más positivos, 103.

El temor de los pueblos indígenas locales es que la actividad minera, con las idas y venidas de trabajadores, ejecutivos y funcionarios, pueda generar un mayor brote de contagio. EFE

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *