Rebaja del IVA en Alemania coloca la tasa de inflación en negativo

La rebaja temporal del IVA en Alemania durante el segundo semestre para fomentar el consumo y contribuir a contrarrestar el impacto del coronavirus ha colocado la tasa de inflación en negativo por primera vez en más de cuatro años, informó este jueves la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Así, el índice de precios al consumo (IPC) en Alemania se situó en julio en el 0,1 % negativo en términos interanuales -después de elevarse un 0,9 % en junio- y cayó hasta el 0,5 negativo respecto al mes anterior, precisa la oficina, que confirma así los datos provisionales difundidos el pasado día 30.

Según Destatis, es difícil comprobar en qué medida esta reducción temporal del IVA -del 19 % al 16 % y del 7 % al 5 % para el tipo reducido- ha sido aplicada al consumidor, dado que la evolución de los preciso depende de muchos factores, por lo que el impacto de esta rebaja sólo se puede medir aplicando un modelo.

En el supuesto de una aplicación total e inmediata de la rebaja del IVA al consumidor, el resultado es, según un cálculo puramente matemático, una tasa de inflación un 1,6 % inferior a la que se habría registrado de no aplicarse esta medida.

Los bienes en general se abarataron en su conjunto un 1,4 % entre julio de 2019 y de 2020: un motivo podría ser la rebaja del IVA, señala Destatis.

Así, los precios de los productos energéticos siguieron retrocediendo -ligeramente, con un 6,7 % interanual- a pesar del aumento del precio del petróleo en el mercado mundial; en junio, la contracción había sido del 6,2 %.

Sobre todo se abarataron el gasóleo para calefacción -un 31,3 %- y los carburantes -un 12,9 %-.

La electricidad, por contra, resultó más cara, aunque sólo un 2,1 %, frente al 4,1 % en junio.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía, la tasa de inflación se habría situado en julio en el 0,8 %.

Los alimentos se encarecieron un 1,2 % en términos anuales, por lo tanto, notablemente en menor medida que el 4,4 % de junio.

El precio de la fruta, subió con un 7,8 % por encima de la media, al igual que la carne y los derivados cárnicos -un 5,4 %-, mientas que las gradas y aceites, por ejemplo, se abarataron un 3,4 %.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía y los alimentos, la tasa de inflación se habría situado en julio en el 0,7 %.

La rebaja del IVA influyó asimismo en otras categorías de productos: así, por ejemplo, los precios para ropa y calzado descendieron un 1,7 %, así como los de los productos duraderos, que lo hicieron un 1,0 %.

Por contra, el tabaco, que queda excluido de la rebaja del IVA, se encareció con un 6,6 % notablemente.

En el sector servicios, donde el impacto de la rebaja del IVA fue prácticamente imperceptible, las tarifas se incrementaron con un 1,2 % interanual por encima de la media.

Los alquileres de viviendas, decisivos para determinar la evolución de los precios de los servicios al constituir uno de los principales gastos del consumidor y excluidos asimismo de la rebaja temporal del IVA, aumentaron un 1,4 %.

Otros servicios, como los de peluquería y cuidado corporal, así como los de restaurantes, cafés y venta ambulante, se encarecieron un 4,9 % y un 1,6 %, respectivamente, a pesar de la rebaja del IVA.

Por contra, se abarataron los viajes de larga distancia -un 16 %-, lo que se atribuye principalmente a la rebaja del IVA del 19 % al 7 % que se aplica desde principios de año para los recorridos de tren de largo recorrido y sólo parcialmente a la reducción temporal actual de este impuesto del 7 % al 5 %.

El IPC armonizado para Alemania, el que se calcula con criterios comunitarios, se mantuvo invariable en términos interanuales y retrocedió hasta el 0,5 % negativo respecto al mes anterior. EFE

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *